Quantcast
  elhispanonewspaper.com
elhispanonewspaper.com Agosto 1, 2014,
pixel
 
11px
11px
Búsqueda
noticias videos fotos
11px
11px
 
 
 
Columnas

Comparte esta columna enviar imprimir
interior 12
Digg this   Del.icio.us     Google   NetScape   Furl
tamaño Menos TextoMas Texto
Síndrome de “Renuncia del Prisionero”

Síndrome de “Renuncia del Prisionero”

<< Anterior | Siguiente >>

La violencia psicológica o abuso psicológico es un maltrato activo, continuo y degradante que ataca la dignidad de la persona y muchas veces la víctima no llega a tener conciencia de lo que está sucediendo. Otras veces, la víctima puede tomar conciencia del maltrato emocional (manipulación, acoso, amenazas, insultos, etc.) pero no se atreve o no puede defenderse o tiene miedo de contar su circunstancia y no pide ayuda.
Si la víctima del maltrato (emocional o físico), del acoso o de las manipulaciones psicológicas no busca o pide ayuda y se convence de que su caso no tiene solución, desarrolla mecanismos de defensa para adaptarse a la situación. A ?estos mecanismos de defensa se les conoce como el síndrome de “Renuncia del Prisionero”, donde la víctima renuncia a sus propios pensamientos, ideas, derechos y deseos, para someterse completamente a las exigencias de su agresor, pudiéndose convertir en una especie de autómata que solo vive para complacer los deseos de su captor.
La persona abusada hace todo esto de una manera inconsciente y mecánica para su supervivencia (está convencida que el abusador va a cumplir su amenaza y se siente incapaz de huir). Por otro lado, la víctima puede sentir cierta amabilidad de parte de su agresor y se vuelca hacia él como su única fuente de supervivencia.
La persona abusada se comporta de la siguiente manera: - Mantiene una relación con su agresor, a pesar de los maltratos y le agradece sus pequeñas amabilidades. - Se niega a cree que haya algún tipo de violencia. - Si admite la violencia, la justifica a toda costa. - Niega que sienta molestia, coraje, rabia o ira en contra de su abusador. - Trata siempre de mantener contento a su agresor. - Intenta siempre averiguar lo que piensa o desea su agresor para complacerlo (así se llega a identificar con él). - Piensa que su agresor siempre tiene la razón. - Siente que su agresor la protege. - Cree que los que tratan de ayudarla están muy equivocados respecto a la situación y en lo que piensan del agresor. - Se le dificulta abandonar al agresor, aun si este la deja libre. - Siente miedo a que el agresor regrese a ella cuando está en la cárcel o muerto.
Hay otro mecanismo de defensa que la víctima puede desarrollar para sobrevivir y es el de identificarse con su agresor. Al identificarse con él, puede someterse
mentalmente a él y esto le permite averiguar lo que está pensando o adivinar sus deseos, para poder anticiparse a los hechos y actuar para salvarse. Ponerse a salvo significa complacer al agresor para no aumentar su coraje o ira.
La persona abusada puede llegar a habituarse a las situaciones de maltrato, lo que consiste en que el sistema nervioso deja de responder a un estímulo cuando éste se produce continuamente. Este mecanismo de habituación juega un papel muy importante en el abuso psicológico, ya que la víctima acepta todo tipo de maltrato como algo totalmente normal y no se considera una víctima.
Para salir de esta situación de abuso se requiere: - Primero, la víctima debe tomar conciencia de que la situación no es normal, ni tiene la culpa ni se lo ha buscado. - Segundo, identificación del agresor y de la agresión. - Tercero, ayuda profesional, tanto psicológica como jurídica.
Graciela G. Baugher, CCHt. Cofundadora y miembro de la Alianza por la Educación y Salud de los Hispanos.
303- 775-9060. www.gracielabaugher.com

<< Anterior | Siguiente >>

  enviar imprimir
interior 8px
 
Galerías